¿Tendremos la mente abierta?

A continuación pueden leer el extracto de un artículo que escribí para Bolsamanía.com aproximadamente un año antes de que estallara la crisis del crédito. En ese momento todo era euforia, y nadie quería escuchar. ¿Hemos aprendido la lección? ¿Ahora que todo es pesimismo, sabremos escuchar los mensajes de recuperación que vayan a venir dentro de unos trimestres?

Estos instrumentos son de por sí difíciles de entender y valorar, y en los últimos años su complejidad ha aumentado exponencialmente y su riesgo no es del todo conocido en situaciones de crisis. Los productos crediticios esotéricos pretenden repartir el riesgo, pero nadie sabe cuál es el riesgo real en situaciones de crisis (stress).

El problema empieza cuando de forma súbita aumenta la percepción de riesgo, y el efecto dominó se pone en marcha en la mente del inversor: aumenta la rentabilidad exigida a estos productos, y por tanto caen en precio. Esto provoca que algunos inversores pidan reembolsos. El fondo o el banco vende parte de sus inversiones. El mercado empieza a no engullir el papel, y el precio sigue cayendo. Esto provoca más pérdidas al fondo y el miedo a ser el último en vender cunde entre otros inversores, que a su vez solicitan más reembolsos. Ahora todos están del lado vendedor, los compradores desaparecen y nadie entiende ni sabe hasta dónde puede llegar su valoración. Los vendedores tumban los precios y el contagio ya es enorme. Fondos con abultadas pérdidas, inversores atrapados, bancos que se quedan con el riesgo, bancos con créditos irrecuperables, bancos que tienen obligaciones con otros bancos…

El riesgo sistémico ha aumentado. En caso que los problemas fueran a más, sería de esperar que las autoridades monetarias intervinieran pronto como lo hicieron con el LTCM, para tapar las pérdidas, proveer liquidez y parar el shock. Pero en la actualidad la opacidad, el volumen y la complejidad de los instrumentos objeto de inversión son mayores, y no sabemos hasta dónde se llegaría y en cuánto tiempo. Si el problema no se solucionara con celeridad y contundencia, los inversores adoptarían posturas irracionales y optarían por el clásico: vende primero, pregunta después.

Aunque el inversor particular no tenga participaciones directas en productos de crédito, su fondo de inversión o de pensiones sí es probable que tenga alguna exposición. Por lo tanto todos debemos estar vigilantes y seguir la evolución que van tomando los acontecimientos.”

credit-bouuuum

Sobre el autor

Invertir en Bolsa ha escrito 521 artículos en la web.

Write a Comment

Gravatars are small images that can show your personality. You can get your gravatar for free today!

Copyright © 2018 Invertir en Bolsa. Todos los derechos reservados.