Engordamos al cerdo pero murió

En los últimos años los países como China, India, Rusia, y países del Golfo, han contribuido en gran manera a engordar el consumidor americano, y son corresponsables de que el consumidor americano haya muerto endeudado. Ahora los chinos y los indios se encuentran con fábricas paradas, y Rusia y los países del Golfo han visto como los dólares por materias primas dejaban de llover del cielo. Círculo virtuoso, círculo vicioso.

Vean como funcionaba el reciclado de dólares (y su efecto sobre los tipos de interés y el consumo) en un artículo publicado por un servidor  aproximadamente un año antes de que estallara la burbuja del crédito:

“La Reserva Federal bajó los tipos de interés al 1% durante demasiado tiempo, después del estallido de la burbuja tecnológica para evitar una recesión profunda. La financiación barata y la enorme liquidez propiciaron una apreciación continuada en los precios de los activos, principalmente los inmobiliarios. Las refinanciaciones a tipos más baratos, el efecto riqueza y las devoluciones de impuestos actuaron de catalizadores del consumo. Este consumo en los últimos años está siendo muy alto y la tasa de ahorro está en mínimos. El bajo ahorro y desbocado consumo provoca que la balanza por cuenta corriente americana sea enormemente deficitaria, debido al gran peso de las importaciones. Un 80%s del déficit en la balanza corriente de EEUU es contrapartida en magnitudes del 100%s del superávit asiático. Es decir, los americanos consumen lo que los asiáticos producen.

Las empresas asiáticas reciben dólares del intercambio comercial, que son vendidos a su banco central a cambio de moneda asiática impresa por el banco central. Una vez los dólares están en manos del banco central asiático, se busca un rendimiento de los mismos en activos en dólares. Así, en este proceso conocido como reciclado, el banco central compra mayoritariamente bonos americanos y bonos hipotecarios en dólares. La clave está en que el valor anual de los dólares para invertir que reciben los bancos centrales asiáticos, es superior al volumen anual de nuevas emisiones de bonos americanos gubernamentales y semi-gubernamentales. Por tanto, los asiáticos necesitan comprar deuda ya emitida en circulación para colocar los excedentes que no absorben las nuevas emisiones.

Esta masiva compra de deuda americana provoca la subida del bono americano (cae la rentabilidad). Los tipos a largo plazo tan bajos son aprovechados por los consumidores para seguir refinanciándose, rehipotecándose. Esto genera más consumo, lo que a su vez dispara el déficit por cuenta corriente. Esto genera más compra de bonos por parte de los bancos centrales, y los tipos a largo plazo vuelven a caer… El círculo “virtuoso” avanza a velocidad exponencial…, y llegamos a algo peligroso y paradójico: a mayor consumo, menores tipos de interés, lo cual fomenta más consumo (y endeudamiento), lo que genera menores tipos… engordar para morir. “

Lecturas relacionadas: Impacto en el sistema financiero de los “petrodólares”  ,   Adiós a los petrodólares   ,   Corea recomienda vender bonos del Tesoro de EEUU

pigg

Sobre el autor

Invertir en Bolsa ha escrito 521 artículos en la web.

Write a Comment

Gravatars are small images that can show your personality. You can get your gravatar for free today!

Copyright © 2018 Invertir en Bolsa. Todos los derechos reservados.